Vivir en renovación

Vivir conectados con el tiempo, en presente, es un gran desafío. Son demasiados los estímulos, la información que circula a nuestro alrededor, demasiados los frentes que atender, y en esa vorágine la mente pivotea en el sin fin de posibilidades y acciones.